Nuestra apuesta es por la EDUCACIÓN RURAL

La educación es la llave transformadora de todas las sociedades, día a día nosotros le apostamos a que más niños, niñas y jóvenes de nuestra ruralidad colombiana cuenten con espacios para un acceso educativo óptimo.

Pie de foto: Alumnos de la I.E.R Nel Upegui, sede Quebradahonda, Chigorodó.

“Educación para todos” es una de las metas del milenio, y adaptados a éstas en FUNTRAJUSTO buscamos cumplir los objetivos y finalidades de la educación para todos los ciudadanos, velando porque los niños, niñas y jóvenes, pero sobre todo los que se encuentren en situaciones difíciles, tengan acceso a la enseñanza primaria y secundaria de buena calidad y la terminen satisfactoriamente, cambiando las condiciones de infraestructura educativa rural en Urabá.

Según las revelaciones del documento “Reflexiones innegociables en educación básica y media para 2018-2022”, publicado hace poco por la Fundación Empresarios por la Educación, las brechas en la calidad y el acceso a la educación entre escuelas rurales y urbanas siguen siendo muy profundas. Uno de los resultados más preocupantes del informe demuestra que en 2016 el promedio de años de educación en una zona rural fue de 5,5 años por estudiante, mientras que en una urbana fue de 9,6. “Un niño de la ciudad está recibiendo más de un 50 % adicional de educación que uno del campo”, se lee en el documento. Además, las cifras de asistencia a primaria y secundaria en el campo son mucho menores que las de la ciudad, y la deserción escolar en las zonas rurales es casi el doble que la de los centros urbanos. De hecho, el estudio informó que 13,8 % de los niños del campo entre 12 y 15 años no asistían al colegio. La situación se agrava si tenemos en cuenta que uno de cada cuatro colombianos forma parte de la población rural y que el 44 % de ésta se encuentra en situación de pobreza multidimensional. Además, los jóvenes del campo han sentido con más fuerza el efecto del conflicto armado. Entre 2013 y 2015 se reclutó un niño por día. En el mismo período, 65 escuelas rurales fueron afectadas por la guerra.

De acuerdo a los análisis realizados por la Fundación, en Urabá este no es un problema ajeno a la realidad. Esta es la región que tiene actualmente la mayor tasa de crecimiento interanual del departamento: 2,6% y para el año 2020 se proyecta que su población esté alrededor de los 750.000 habitantes. La zona urbana de esta subregión está poblada por el 59% de sus habitantes y la zona rural por el 41%, y el analfabetismo ronda el 10% del total de la población urabaénse.

A través de los trabajadores de la finca Jaimari, adscritos a la corporación Luna Nueva y a FUNTRAJUSTO conocimos las necesidades de esta institución. El centro educativo se encuentra a poca distancia de la finca y la corporación en otras oportunidades había contribuido de manera significativa a solventar ciertas prioridades como el cerramiento de la escuela, el restaurante escolar y el lleno para las épocas de lluvia. Además, aporta recursos para la celebración de actividades como la graduación de los niños, días del niño y más. Sin embargo, la necesidad de espacios se acrecentó cuando el año pasado se aprobó desde la secretaría de educación el municipio el bachillerato para esta institución.

En Quebradahonda identificamos que más aulas harán que los estudiantes logren concentrarse más, que cada grupo reciban individualmente sus asignaturas, alcanzando sus objetivos propuestos. Con la adecuación de estos espacios que brinden a sus estudiantes una cómoda disposición a la hora de recibir clase, mejorara la calidad educativa buscando el nivel que los habitantes de esta comunidad se merecen.

Por eso nuestro proyecto se trata de la construcción de un aula de clases en el CER Quebrada Honda, la cual constituirá el segundo piso del aula existente. El aula tendrá un área de 76 m2 y beneficiará a niños y niñas, adolescentes y jóvenes en edades comprendidas entre 5 y 16 años, y a sus familias que pertenecen al estrato 1, y al menos en un 85% de las familias se tiene como mínimo una necesidad básica insatisfecha en un grupo familiar promedio de 5 personas. También se realizaron actividades como la remodelación del restaurante escolar. Un proyecto en el que se invierten cerca 80 millones de pesos de los recursos de la fundación. El primero de marzo se llevó a cabo la inauguración y se entregó el proyecto al municipio y a los estudiantes y habitantes de la vereda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *